Actualidad El tejuelo En Portada

Sergio Ramírez: “Un narrador no puede dejar de ser un poeta”

Sergio Ramírez, escritor nicaragüense. LA PRENSA / Lissa Villagra.

AFP (Agence France-Presse) “No me equivoqué” al dedicarme a la literatura, dijo a la AFP el escritor nicaragüense Sergio Ramírez tras la adjudicación este jueves del Premio Cervantes, el más prestigioso de las letras hispanas.

“Yo siento que este reconocimiento viene a recordarme que no me equivoqué”, dijo el autor de 75 años, que escribió su primer cuento, “El Estudiante”, a los 14 años.

“Sentí que tenía la necesidad de escribir, de mostrarle a otros que lo que yo estaba viendo era interesante”, afirmó.

Ramírez piensa que es uno de los pocos escritores de su generación que se inclinó por la narrativa, pero “un narrador no puede dejar de ser un poeta porque la prosa tiene que tener un ritmo, una música, una cadencia igual que la que tiene la poesía”.

AFP / Inti Ocon El escritor nicaragüense Sergio Ramírez habla con los periodistas en su casa tras haber sido galardonado con el premio de literatura Miguel de Cervantes, en Managua, el 16 de noviembre de 2017

“He vivido con la poesía por dentro”, afirmó en una rueda de prensa en Managua el escritor, que dirige una fundación que imparte talleres culturales y literarios en su ciudad natal, Masatepe.

Y se dice muy satisfecho de que una novela suya como “Castigo Divino”, que cumplirá 30 años de publicada el próximo año, se siga leyendo. “Esa es la verdadera felicidad de un escritor”.

Este intelectual y abogado de profesión apoyó al Frente Sandinista de Liberación Nacional contra la dictadura de Anastasio Somoza, fue vicepresidente (1985-1990), fundó su propio partido político (Movimiento Renovador Sandinista) y optó a la presidencia en 1996.

Este escritor al que nada de lo humano le es ajeno, se retiró luego de la vida política y dirige desde hace cinco años el reconocido encuentro literario “Centroamérica Cuenta”.

Que “la leyenda, la literatura, la realidad y la ficción se junten, es fascinante para mí”, dijo Ramírez, padre de tres hijos y casado desde hace 53 años con la socióloga Tulita Guerrero.

– “Un día muy feliz” –

Autor de más de 50 obras traducidas a 17 idiomas -entre ellos hebreo, japonés y ruso-, Ramírez dijo que el premio servirá “como una plataforma de lanzamiento de los escritores jóvenes hacia el mercado internacional”.

“Es un día muy feliz para mí y, entiendo, para Nicaragua. Es un honor muy grande que el país reciba a través mío” este reconocimiento, agregó Ramírez, que también se ha dedicado al periodismo.

“Es la primera vez que el premio Cervantes, llamado el Nobel hispanoamericano, es otorgado a un nicaragüense y a un centroamericano, de manera que me siento muy gratificado que mi obra, a la cual he dedicado más de 50 años de mi vida, haya sido reconocida por un jurado en España”, afirmó Ramírez en su casa en Los Robles, en Managua.

Contó que el ministro español de Educación y Cultura de España, Íñigo Méndez de Vigo, lo llamó por teléfono para informarle que había ganado el premio, el cual, aseguró, dedicará a su querida Nicaragua y a su gente.

“Me identifico con la vida de mi país y eso es lo que reflejo en mi obra literaria”, manifestó el escritor, de camisa celeste, en el porche de su residencia y frente a un hermoso jardín, donde, dice, se refugia para escribir sus libros.

“Siento cariño por la gente cuando salgo a las calles y como escritor creo que la gente se siente enriquecida de que un nicaragüense gane un premio de esta categoría”, afirmó Ramírez, premio Alfaguara 1998 por la novela “Margarita, está linda la mar”.

Foto superior: Sergio Ramírez, escritor nicaragüense. LA PRENSA – Nicaragua / Lissa Villagra.