En Portada Mamando Palabras

Poema de Claudia Patricia Ortega

Soneto

EL INFIERNO DE DANTE

 

Pobre Dante, perdido en la selva oscura.

A su paso una pantera y un león le saludan.

Sale de la nada una gran bola oscura.

Pero ahí está su amada Beatriz para ayudarle y no lo muerdan.

 

Envía en su ayuda a Virgilio y procura

que el poeta sea su guía y ambos las fieras reprendan.

Después de pasar el Aqueronte vendrá la locura.

Todo arde en llamas. Ambos el infierno penetran.

 

Los condenados lloran sus terribles penas.

Y los castigos son tan crueles que pesan.

En lo más profundo está Lucifer con sus largas uñas.

 

Dante pinta episodios de ese mundo infernal.

Allí se encuentra con amigos y enemigos hasta el final.

En el paraíso encuentra a Beatriz y se van a la mansión celestial.