AFP (Agence France-Presse) – El Festival de Biarritz Amérique Latine, cuya 26ª edición se inaugura el lunes con unas treinta películas en competición hasta el 1 de octubre, tendrá a Colombia como invitado de honor, en el marco del “año de Francia-Colombia”.

En esta edición habrá una exposición sobre el río Magdalena a la luz de los textos de Gabriel García Márquez y las fotos de su compatriota Nereo López.

Fuera de competición se proyectarán cinco películas que resaltan el trabajo de guionista de García Márquez, desde “Memoria de mis putas tristes” (2011) del danés Henning Carlsen al famoso “Tiempo de morir” (1965) del mexicano Arturo Ripstein.

Otro momento fuerte de este momento colombiano en Birarritz serán los encuentros “Colombia: fábrica de la paz” que apunta, auspiciado por el Instituto de Altos Estudios de América Latina (IHEAL) a explicar el largo y complejo proceso de paz en Colombia.

En competición están “La familia”, del venezolano Gustavo Rondón Córdova, muy esperado por el público. El film cuenta el infortunio de Pedro, de doce años, que juega como todos los días con los niños del barrio en la atmósfera de los suburbios pobres de Caracas. Hiere gravemente a un joven que intentaba robarle y se ve obligado, por su padre Andreas, a huir con él.

Afiche del Documental colombiano “El silencio de los fusiles” © Festival de Cinema de Biarritz
Afiche del Documental colombiano “El silencio de los fusiles” © Festival de Cinema de Biarritz

Otro serio competidor del palmarés, “Ultimos días en La Habana” del cubano Fernando Pérez, que se centra en Miguel que sueña con huir a Nueva York y Diego que sueña con vivir. Diego es gay y luminoso, Miguel es asexual, negativo, sombrío. Pero una amistad contradictoria e indestructible los une.

Entre la decena de documentales en competición se destacan “El vecino alemán”, de Rosario Cervio y Martín Liji, que regresa sobre la vida del criminal de guerra nazi Adolf Eichmann en Argentina a través de los ojos de una joven periodista alemana instalada en Buenos Aires y los archivos de su juicio en Jerusalén.

El festival propone asimismo conciertos en el frente de mar, una parada inevitable para los participantes.

José Ricardo Carballo - Bajo su propio riesgo